From the blog

Virgen del Rosario de Yauca

Patrona de la Diócesis de Ica

La Virgen del Rosario de Yauca es venerada hace muchos años; desde la época colonial. Pero mucho antes Yauca era un sitio bastante conocido y respetado por los indígenas. Fue la ruta obligatoria para quienes viajaban a Querco, Huancapi, Andahuaylas y algunos otros pueblos de Ayacucho, Huancavelica y Apurímac.

Contaban los viajeros que al pasar por aquellos lugares oían voces de personas extrañas, llamándolos para hacerles entrega de algo aparentemente maravilloso pero que en realidad eran males incurables tanto para el cuerpo como para el espíritu. Por esta razón decían: “Este es el lugar donde dice Yau Cay”, palabra quechua que quiere decir oye, toma. Expresaban que eran voces infernales recogiendo almas para el demonio.
De allí, pues, proviene el nombre de Yauca. Como era uno de los caminos obligatorios para ir a la parte sur de la serranía peruana, el Mal sentó sus reales aquí. Estableció como una especie de oráculo al pie de aquel cerro que vemos al frente. Continuó por mucho tiempo haciendo daño y pervirtiendo a la gente, hasta que un día Dios se acordó de nosotros, mejor dicho se apiadó al ver tanto sufrimiento y angustia y resolvió eliminar aquellos males en forma definitiva.

Revisando el calendario histórico, esta aparición se realizó el sábado 3 de Octubre de 1701, la Virgen vino; mejor dicho apareció sin que nadie la trajera, los felices arrieros que la encontraron, a la sombra de un guayabo silvestre, fueron: Nicolás Ortega, Diego Gutiérrez y Francisco Córdova, quienes quedaron maravillados ante la pequeña imagen que no supera los 60 centímetros de altura. Su intento por trasladarla a la ciudad de Ica resultó infructuoso pues no existió fuerza humana ni bestia de carga que pudiera moverla, según cuenta el imaginario popular. Esta manifestación fue entendida como el deseo expreso de la virgen para quedarse en ese enorme
desierto; por lo que, reunidos varios pobladores decidieron edificarle una sencilla capilla, que con el paso del tiempo y registro de innumerables hechos milagrosos, se edificó un hermoso templo.

La Virgen del Rosario de Yauca es muy pequeña, sostiene al niño con su brazo izquierdo y en el derecho lleva el rosario junto a un ramo de flores.

El 11 de setiembre de 1996, el Cardenal Primado del Perú, Augusto Vargas Alzamora, el Obispo de Ica y diez Obispos visitantes, durante el Segundo Congreso Eucarístico y Mariano, coronó a la Virgen del Rosario de Yauca como Patrona de la Diócesis de Ica, en una misa concelebrada.

Muchos personajes del clero y civiles que vivían en Ica, contribuyeron para que se construyera el especial y majestuoso templo que actualmente la alberga, entre otros: Monseñor Rubén Berroa y Bernedo, primer Obispo de Ica, Daniel Delgado Alva, inclusive desde muchos años antes el trabajo piadoso del Padre Guatemala.

El constructor del templo fue don Alberto Cierra Alta Herrera. Los trabajos se iniciaron en diciembre de 1947 y concluyeron en Febrero de 1951.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *